12 April 2024
 

 

 

 

14 Marzo 2014.  El Objetivo del Plan es un diseño de ruta marcado con el espíritu del Concilio Vaticano II.  Así inició el Señor Arzobispo de Ibagué, la presentación del nuevo plan de trabajo para la Arquidiócesis de Ibagué. 2014-2020 “Responder al apremiante envío de Jesús, el Señor: -Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda creatura- ( Marcos 16,15), actuando como discípulos misioneros, creciendo con alegría en la escuela de Nazareth y guiados siempre por la fuerza misionera del Espíritu Santo”.

 

El objetivo general es un llamado a la Arquidiócesis para que responda a Cristo que nos habla hoy. Es una invitación urgente a la evangelización que lleva la salvación a hombres y mujeres, de todo tiempo lugar, y cultura. La realidad política, sociológica, cultural y eclesial nos invita a un discernimiento continuo de los dignos de los tiempos. La realidad es un lugar teológico, en ella encontramos la presencia de Dios o constatamos su ausencia.  

            Los proyectos presentados en el Plan, no son esquemas rigurosos sino caminos que llevan al encuentro con Dios. Responden a los retos principales de la realidad, pero no pretenden dar un cubrimiento total. Ofrecen un objetivo específico, justificación doctrinal, estrategias y actividades concretas. Cada parroquia siguiendo el espíritu de comunión, ajustará su propio plan a los parámetros del Plan diocesano y armonizará sus actividades con el objetivo general. 

            Invitamos a todos los diocesanos ser ejecutores de una nueva evangelización según los caminos que nos ofrece el nuevo Plan. Hemos de responder como discípulos que asisten con fidelidad a la escuela de Jesús, María y José. Con amor y esperanza dedicamos el ejercicio de nuestra labor pastoral a San José, Padre adoptivo del Buen Pastor, Esposo de la Madre de Dios y Patrono de la Iglesia universal. Con ardor misionero lancemos las redes en el nombre del Señor y pidamos la fuerza del Espíritu Santo en un prolongado Pentecostés.

            El esquema del plan es el siguiente: Lo primero, realidad y vida pastoral.  Lo segundo, Señor, Quédate con nosotros, (Lucas 24-29) es el marco bíblico y teológico.  Lo tercero, proyectos generales: conversión permanente de personas y estructuras, la parroquia viva y actualizada, la Escuela de Nazareth.  Lo cuarto, retos en las Vicarías Foráneas. Lo quinto, retos en las delegaciones episcopales. Lo sexto, evaluación y control.   

            Monseñor Flavio, destacó la oración del discípulo misionero, la cual se encuentra en la página 61 del Plan, y recita así: Señor, tú me llamaste para ser instrumento de tu gracia, para anunciar la Buena Nueva, para sanar las almas.  Instrumento de paz y de justicia, pregonero de todas tus palabras, agua para calmar la sed hiriente, mano que bendice y que ama.  Señor, tú me llamaste para curar los corazones heridos, para gritar, en medio de las plazas, que el Amor está vivo, para sacar del sueño a los que duermen y liberar al cautivo. Soy cera blanda entre tus dedos, haz lo que quieras conmigo. Señor, tú me llamaste para salvar al mundo ya cansado, para amar a los hombres que tú, Padre, me diste como hermanos. Señor, me quieres para abolir las guerras y aliviar la miseria y el pecado; hacer temblar las piedras y ahuyentar a los lobos del rebaño. Amén (Liturgia de las horas, himno de laudes, jueves II semana).

              Si deseas, puedes leer el texto completo del plan, está en PDF, recuerda que están reservados todos los derechos de autor, no se puede emplear parcialmente, salvo con la autorización de la Arquidiócesis de Ibagué. Colombia.