5 February 2023
 

Mons Ismael Perdomo Borrero (1903-1923)

Natural de Gigante, Huila, fue el primer obispo de Ibagué, nombrado por el Papa León XIII el 29 de abril de 1903, cuando apenas tenía 31 años. Tomó posesión de la diócesis en Honda el 26 de agosto del mismo año y en sus 20 años de actividad pastoral en nuestra diócesis se destacó por la fundación del Seminario Mayor, varias parroquias en la zona rural y urbana, el Banco Agrícola, la Caja de Ahorros para Obreros, el Banco Social del Tolima y la población de Cajamarca. En 1923 pasó a ser Arzobispo Auxiliar de Bogotá.  

Eclesiástico huilense (Gigante, febrero 22 de 1872 - Bogotá, junio 3 de 1950), arzobispo de Bogotá entre 1928 y 1950. Con motivo de la muerte de monseñor Ismael Perdomo Borrero, el obispo de Cartago, José Gabriel Calderón escribió: Fue un arzobispo de alma fuerte; pero fuerte con aquella fortaleza que es precisamente el sostén inseparable de la verdadera bondad. San Juan Crisóstomo en su diálogo con el sacerdocio dice del Obispo que para poder luchar victoriosamente contra todo obstáculo, debe ser grave y sencillo al mismo tiempo, severo y bueno, firme en el mandar y benévolo con todos, imparcial y amable, humilde y no servil, enérgico y dulce.

A simple vista esas parejas de virtudes parecerían contrarias entre sí y casi inconciliables [...] en monseñor Perdomo hallamos siempre juntas la bondad y la fortaleza bajo todos esos aspectos de que habla San Juan Crisóstomo [. . . ] en la virtud es un hecho histórico hijo de Gabriel Perdomo Cuenca y María Francisca Borrero Silva, Ismael Perdomo estudió en Neiva e Ibagué; después se trasladó al seminario de Bogotá y continuó su preparación presbiterial en el Colegio Pío Latinoamericano, de Roma. Fue ordenado por  el cardenal Lucido M. Parochi, vicario 1 de León XIII, el 19 de diciembre de 1896, en la Basílica de San Juan de Letrán. Doctor en Teología de la Universidad Gregoriana, grado que recibió el 20 de julio del año siguiente, - estudió en el Seminario de San Sulpicio de París y regresó a Colombia en 1899. Vicerrector del seminario de Garzón, párroco de Altamira y secretario episcopal de Neiva, fue preconizado como primer obispo de Ibagué y consagrado el viernes 19 de junio de 1903, en la capilla del Colegio Pío Latinoamericano de Roma, por el prefecto de la Santa Congregación de Propaganda Fide, cardenal fray Jerónimo M. Gotti; oficiaron como asistentes José María Constantini, arzobispo titular de Patrasso y limosnero de Su Santidad, y Esteban Rojas, obispo de Garzón. 


Mons. Pedro María Rodríguez Andrade (1924- 1950)

Tomó posesión de la diócesis el 4 de octubre de 1924; durante su episcopado, el obispo Rodríguez, original de Neiva, convocó tres sínodos diocesanos, le dio impulso a la Acción Católica y coronó a Nuestra Senora del Carmen de Apicalá como la patrona del Tolima . Fundó el Colegio Tolimense, la Catedral, la Curia Episcopal e inició la construcción del Seminario Mayor; fundó parroquias y sostuvo muchas obras de caridad.

 

Mons. Arturo Duque Villegas (1950- 1959)

Nacido en Abejorral (Antioquia), llegó a Ibagué el 7 de mayo de 1949 como Obispo
Auxiliar de Mons. Rodríguez y el 27 de noviembre de 1950 se posesionó como Administrador Apostólico; el 17 de marzo de 1957 recibió el título de Obispo residencial. Durante su episcopado se creó la diócesis del Espinal (1957), se realizó el Congreso Mariano Diocesano, se fundaron numerosas parroquias y se promovió la ACPO (Acción Cultural Popular).

 

Mons. Rubén Isaza Restrepo (1959-1964)

Hijo de Salamina (Caldas), doctorado en derecho canónico, supo darse a conocer por su fuerte sensibilidad social y su indudable proyección pastoral. Tomó posesión de la diócesis el 16 de febrero de 1960; convocó a nivel nacional la Gran Misión por la pacificación del Tolima que se realizó en varias etapas durante aquel mismo año y hasta 1964, lo que le granjeó múltiples reconocimientos a nivel departamental y nacional. Dio un especial impulso a la pastoral Social y a la educación de la juventud.

"El papa Juan XXIII por bula del 2 de noviembre de 1959, traslada a Monseñor Rubén a la Diócesis de Ibagué. Llegó en medio de la violencia política de la época y se dedicó a la apremiante tarde  de organizar las misiones de paz y con un gran equipo de sacerdotes, seminaristas, grupos pastorales y laicos, logró un verdadero éxito de catequización y de paz para los fieles y la Iglesia de Dios.  Creó la escuela apostólica en el municipio de Cajamarca (Tol), compró los terrenos para el nuevo seminario, creó la casa de la juventud, reconstruyó la casa episcopal y la catedral, fundó nuevas parroquias y capillas, además de un instituto de enseñanza nocturna, el colegio Pablo VI, propició el establecimiento de nuevas comunidades religiosas en la Diócesis." (Libro de Oscar Rubén Duque Mejía)   


Mons. José Joaquín Flórez Hernández (1964-1993

El 14 de julio de 1964 se posesionó en Ibagué el quinto obispo residencial. 

Natural de Onzaga (Santander) por casi treinta años rigió la diócesis. Le correspondió poner a la Iglesia de Ibagué en sintonía con las disposiciones del Concilio Vaticano II. Fue un gran administrador, fundó muchas parroquias en la ciudad y durante su episcopado se elevó la diócesis a la categoría de Arquidiócesis siendo él mismo nombrado primer Arzobispo (1974), también se creó la diócesis de Líbano-Honda (1989) y fue un promotor de la justicia y la paz en la Región.

Monseñor José Joaquín, nació en Onzaga (Santander) el 12 de Noviembre de 1916. Recibió el Sacramento del Bautismo el 28 de Enero de 1917. Fue confirmado el 8 de Julio  de 1917. Recibió la Ordenación sacerdotal en San Gil, el 21 de Julio de 1940. Fue Ordenado Obispo en Bogotá, el 24 de Abril de 1955. Descansó en la paz del Señor en la ciudad de Ibagué Tolima Colombia el 22 de Junio de 1996.  En Onzaga se encuentra un museo dedicado a Monseñor Florez que dice así:  "El que manda como el que sirve" a nuestro muy querido Obispo Onzagueño. 29 de Septiembre de 1997.

Mons. Juan Francisco Sarasti Jaramillo (1993-2002)

Obispo oriundo de Cali, tomó posesión de la sede de Ibagué el 20 de
mayo de 1993. Su gran proyecto pastoral fue promover en la diócesis el Sistema Integral de Nueva Evangelización (SINE); trabajó con dedicación por el Seminario y las vocaciones; ordenó 34 sacerdotes y, como gran novedad, 12 diáconos permanentes. Durante su episcopado se fundaron 10 parroquias en la ciudad, el Hogar de Paso para el habitante de la calle, la Ciudadela Divino Niño y el Banco de Alimentos. 

ingresó a la Congregación de Jesús y María (eudistas), el 6 de abril de 1959, y fue ordenado sacerdote en Roma el 30 de maro de 1963. Obtuvo la licenciatura en filosofía en la Universidad Javeriana de Bogotá y la licenciatura en teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

Fue además profesor en el seminario de Pasto; formador de aspirantes Eudistas en Bogotá; consejero general de su congregación en Roma; rector del Seminario Mayor de Santa Rosa de Osos y director de la Sección de Seminarios y Vocaciones del Secretariado Permanente de la Conferencia Epicospal.

En marzo de 1978 fue nombrado obispo auxiliar de Cali, y el 6 de mayo del mismo año, obispo. En diciembre de 1983 fue trasladado a la sede de Barrancabermeja, de la cual tomó posesión en mayo del siguiente año. presidió la Comisión de Liturgia de la Conferencia Episcopal. 


Mons. Flavio Calle Zapata (2003-2019)

Nuestro actual Arzobispo es originario de San Andrés (Antioquia) y tomó posesión de la sede  episcopal de Ibagué el 19 de marzo de 2003.

Nace el 18 de Febrero de 1944 en San Andrés de Cuerquia, Antioquia, Colombia. Ordenado sacerdote el 22 de Agosto de 1968 por Imposición de manos y oración consecratoria del Santo Padre, Pablo VI.  Recibe el doctorado en teología moral "La Sagrada Escritura en la Teología moral" en el año 1988, en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma.  El 16 de Marzo de 1989 es consagrado Obispo y nombrado para la prelatura del Alto Sinú y San Jorge en Colombia.  en 1990 ocupa el cargo de Administrador Apostólico en la Diócesis de Sincelejo, Colombia. El 16 de febrero de 1993 es nombrado Obispo titular de la Diócesis de Sonsón-Rionegro en Antioquia Colombia.  en Marzo del año 2003 es nombrado Arzobispo en la Arquidiócesis de Ibagué, donde reside actualmente (Datos hasta el año 2017).

La tesis doctoral de Monseñor Flavio, contiene, una presentación realizada por Jorge E Jiménez Carvajal, Obispo de Zipaquirá Colombia, Secretario general del Celam. La obra consta de 4 capítulos: el primero, Presencia de la Biblia en la teología moral, apuntes históricos. El segundo, Unión de razón y Evangelio. El tercero, Sagrada Escritura, alma de la teología moral. El cuarto, Esfuerzo de hermenéutica moral.  Perspectivas para una animación bíblica de la teología moral, síntesis conclusiva.  "La tarea de la teología moral, que no es otra cosa que colaboración a la misión evangelizadora de la Iglesia, se presenta como un constante servicio mediador que comunica el ministerio de la Palabra de Dios con la experiencia vivida en el ministerio del corazón humano." 

Oficina: Tel. (8) 2611680 - 2611328
 Fax(8) 2632681 
Curia Arzobispal - Calle 10 Nº 2-58    IBAGUÉ TOLIMA  Colombia.
 Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.   

Excelentísimo Señor Obispo, Monseñor, Orlando Roa Barbosa.(2020-)

Consagrado Obispo en la Catedral Metropolitana de Ibagué (Colombia) el 28 de Julio año 2012.

Monseñor, Orlando Roa Barbosa es miembro del presbiterio Arquidiocesano de Ibagué, Colombia, desde el 6 de diciembre del año 1984.Nació en Cali Valle el 4 de Junio año 1958, es hijo de Roque Roa y Libia Flor Barbosa, en su familia son 6 hermanos.Realizó estudios de: Básica Primaria,Escuela Camilo Torres en Armenia, Quindio (Colombia), Básica Secundaria, Seminario Menor, Ibagué Universitarios: Seminarios, Garzón, Huila e Ibagué Tol.Fue ordenado Sacerdote: Iglesia Catedral Metropolitana de Ibagué. 6 Diciembre1984. Por Imposición de manos y oración consecratoria del Excelentísimo Señor Nuncio Apostólico, Angelo Acerbi.Sus compañeros de ordenación: José María Russy Forero y José Antonio Torres (Fallecido).

Realizó estudios de: Teología Sistemática, Pontifica Universidad de la Santa Cruz en Roma Italia.Licenciado en Filosofía y ciencias religiosas (Universidad Católica de oriente)Espiritualidad Misionera y Sacerdotal en CIAM RomaItalia. Ha desempeñado los siguientes cargos en nuestra Arquidiócesis:Prefecto de disciplina (Seminario Menor en Ibagué Tol) Promotor Vocacional (Arquidiócesis de Ibagué) Párroco (Parroquia Santa Isabel de Hungría en Santa Isabel Tol) Párroco (Parroquia Santa Gertrudis en Rovira Tol) Párroco (Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en IbaguéTol)Rector(Seminario Mayor en IbaguéTol) Encargado (Centro de atención pastoral, Nuestra Señora de la Salud en Ibagué) Encargado (Centro de atención Pastoral en DoimaTol) Encargado (Centro de atención pastoral Pío X)  Delegado Episcopal (Para la Pastoral Sacerdotal en la Arquidiócesis de Ibagué) Año 2011.  Actualmente en este año 2012: Rector del Seminario Mayor en Ibagué; Adscrito (Parroquia Nuestra Señora de la Salud en Ibagué) Delegado Episcopal para la Pastoral Sacerdotal. Presidente de la Organización de los Seminarios Mayores de Colombia (Oscol) Tel. 2632696; 2632682; 3156466977.  Vicario General de la Arquidiócesis de Ibagué. Moderador Diocesano en Ibagué.  (Datos hasta el año 2015) En Mayo del año 2015 es nombrado por el santo Padre Francisco, como Obispo de la diócesis del Espinal (Tol), su posesión el 18 de julio del año 2015.

El 29 de mayo de 2020 Su Santidad Francisco lo nombró Arzobispo Metropolitano de Ibagué y tomó posesión Canónica de su nuevo cargo el 18 de julio de 2020.

  


Monseñor,  Miguel Fernando González Mariño

(2016) Obispo auxiliar en la arquidiócesis de Ibagué.  Nace en Tuja (Boyacá) el 25 de enero de 1966, obtuvo el título de arquitecto de la universidad de los Andes, ordenado sacerdote el primero de agosto de 1998,  para la diócesis de santa Marta, es licenciado en teología dogmática en Roma. Ha desempeñado los siguientes cargos: estudiante en Roma y capellán en la parroquia santa María Regina della pace (1998-22000). Administrador parroquial en san José de pueblo viejo, diócesis de santa Marta, (2000-2001), capellán del hospital regional san Cristóbal en ciénaga. Profesor de teología del seminario (2000-2016), formador y secretario académico del seminario mayor san José en santa Marta. Capellán del colegio la presentación en santa Marta, (agosto- diciembre 2001). Párroco en san Juan Bautista, el Retén, diócesis de santa Marta (2002-2004). Capellán del colegio la sagrada familia (2003) en Fundación. Director espiritual, seminario mayor, san José en la diócesis de santa Marta (2004 – 2008). Desde el año 2004, hasta el 2014, delegado diocesano de liturgia. Miembro del comité para el diseño del plan de pastoral diocesano (2005-2009). Rector del seminario mayor san José (2009 – 2016). Es miembro del consejo presbiteral. Obispo auxiliar de Ibagué, nombrado el 11 de febrero año 2016.   

QUÉDATE CON NOSOTROS SEÑOR.  (Lucas 14,29)  

PLAN PASTORAL DE LA ARQUIDIÓCESIS DE IBAGUÉ. AÑO 2014 - 2020.

El Objetivo del Plan es un diseño de ruta marcado con el espíritu del Concilio Vaticano II.  Así inició el  Arzobispo de Ibagué, Monseñor, Flavio Calle Zapata, la presentación del nuevo plan de trabajo para la Arquidiócesis de Ibagué. 2014-2020 “Responder al apremiante envío de Jesús, el Señor: -Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda creatura- ( Marcos 16,15), actuando como discípulos misioneros, creciendo con alegría en la escuela de Nazareth y guiados siempre por la fuerza misionera del Espíritu Santo”.

     El objetivo general es un llamado a la Arquidiócesis para que responda a Cristo que nos habla hoy. Es una invitación urgente a la evangelización que lleva la salvación a hombres y mujeres, de todo tiempo lugar, y cultura. La realidad política, sociológica, cultural y eclesial nos invita a un discernimiento continuo de los dignos de los tiempos. La realidad es un lugar teológico, en ella encontramos la presencia de Dios o constatamos su ausencia. 

            Los proyectos presentados en el Plan, no son esquemas rigurosos sino caminos que llevan al encuentro con Dios. Responden a los retos principales de la realidad, pero no pretenden dar un cubrimiento total. Ofrecen un objetivo específico, justificación doctrinal, estrategias y actividades concretas. Cada parroquia siguiendo el espíritu de comunión, ajustará su propio plan a los parámetros del Plan diocesano y armonizará sus actividades con el objetivo general. 

            Invitamos a todos los diocesanos ser ejecutores de una nueva evangelización según los caminos que nos ofrece el nuevo Plan. Hemos de responder como discípulos que asisten con fidelidad a la escuela de Jesús, María y José. Con amor y esperanza dedicamos el ejercicio de nuestra labor pastoral a San José, Padre adoptivo del Buen Pastor, Esposo de la Madre de Dios y Patrono de la Iglesia universal. Con ardor misionero lancemos las redes en el nombre del Señor y pidamos la fuerza del Espíritu Santo en un prolongado Pentecostés.

            El esquema del plan es el siguiente:

  • Lo primero, realidad y vida pastoral.
  • Lo segundo, Señor, Quédate con nosotros, (Lucas 24-29) es el marco bíblico y teológico. 
  • Lo tercero, proyectos generales: conversión permanente de personas y estructuras, la parroquia viva y actualizada, la Escuela de Nazareth. 
  • Lo cuarto, retos en las Vicarías Foráneas.
  • Lo quinto, retos en las delegaciones episcopales.
  • Lo sexto, evaluación y control.

            Monseñor Flavio, destacó la oración del discípulo misionero, la cual recita así: Señor, tú me llamaste para ser instrumento de tu gracia, para anunciar la Buena Nueva, para sanar las almas.  Instrumento de paz y de justicia, pregonero de todas tus palabras, agua para calmar la sed hiriente, mano que bendice y que ama.  Señor, tú me llamaste para curar los corazones heridos, para gritar, en medio de las plazas, que el Amor está vivo, para sacar del sueño a los que duermen y liberar al cautivo. Soy cera blanda entre tus dedos, haz lo que quieras conmigo. Señor, tú me llamaste para salvar al mundo ya cansado, para amar a los hombres que tú, Padre, me diste como hermanos. Señor, me quieres para abolir las guerras y aliviar la miseria y el pecado; hacer temblar las piedras y ahuyentar a los lobos del rebaño. Amén (Liturgia de las horas, himno de laudes, jueves II semana).

NUESTRO OBJETIVO GENERAL

     Responder al apremiante envío de Jesús, el Señor:  "Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda creatura" (Marcos 16,15), actuando como sus discípulos misioneros, creciendo con alegría en la escuela de Nazareth y guiados siempre por la fuerza misionera del Espíritu Santo. 

NUESTRA JURISDICCIÓN ECLESIÁSTICA

LA REALIDAD NOS HABLA

Nuestra    jurisdicción    eclesiástica    comprende    6.044    km2    del departamento del Tolima. La población es la suma de los habitantes comprendidos en los siguientes trece municipios del departamento: Ibagué, Alvarado, Anzoátegui, Cajamarca, Coello, Piedras, Roncesvalles,  Rovira, San Antonio (Inspección de Playarrica), San Luis (Corregimiento de Payandé), Santa Isabel, Valle de San Juan y Venadillo. La mayoría de las parroquias se encuentran ubicadas en la ciudad de Ibagué.

La  población  urbana  de  Ibagué  representa  el  76,14%  de  toda  la jurisdicción eclesiástica. Nuestra Arquidiócesis limita eclesiásticamente por el Norte con la Diócesis de Líbano - Honda, por el Suroriente con la Diócesis de El Espinal, por el Occidente con las Diócesis de Armenia y de Buga y por el Oriente con la Diócesis de Girardot. La población de la Arquidiócesis de Ibagué es resultado de la múltiple composición etnográfica colombiana. El tolimense nativo se ha complementado con  la  presencia  de  antioqueños,  caldenses,  cundi-boyacenses;  en los  últimos  años  se  ha  incrementado  la  presencia  de  personas  de otras  regiones  del  país  como  costeños,  santandereanos,  huilenses, vallunos y nariñenses. Las estadísticas sobre población y desarrollo socioeconómico  y  político  varían  continuamente,  por  lo  cual  es necesario mantener una lectura continua y una observación pastoral que permitan ajustar las acciones de la Iglesia a las nuevas realidades.

La  visión  de  los  numerosos  necesitados  es  un  reto  a  concretar hechos  de  caridad  y  solidaridad  poniendo  en  juego  la  creatividad caritativa. "La opción preferencial por los pobres está implicada en la fe cristológica en aquel Dios que se ha hecho pobre por nosotros para enriquecernos con su pobreza"  4. "Los rostros sufrientes de los pobres son rostros sufrientes de Cristo”. Es necesario recordar que" la mayor pobreza es la de no reconocer la presencia del misterio de Dios y de su amor en la vida del hombre, que es lo único que verdaderamente salva y libera. En efecto," quien excluye a Dios de su horizonte falsifica el concepto de realidad y, en consecuencia, solo puede terminar en caminos equivocados y con recetas destructivas

Todos los factores de la realidad social y cultural se convierten en retos para  la  evangelización.  De  manera  especial  nos  preocupa  el  alto índice de desempleo que padece la ciudad de Ibagué y que desafía la solidaridad para con los pobres y necesitados, que reclama acciones y proyectos de justicia y equidad en cooperación con el gobierno y las empresas con posibilidad de abrir nuevas fuentes de trabajo.


ACTORES DE LA EVANGELIZACIÓN

            El pastoreo de la Arquidiócesis se ha fortalecido con la presencia del Señor Obispo Auxiliar. Los sacerdotes ejercen su misión evangelizadora desde  los  diferentes  cargos  de  la  Curia,  desde  las  Delegaciones Episcopales  para  la  pastoral,  en  las  parroquias  como  párrocos  o vicarios  parroquiales,  en  el  Seminario  Mayor  como  formadores  o profesores  de  los  futuros  presbíteros.  Algunos  sacerdotes  están vinculados  al  campo  educativo,  otros  fungen  como  capellanes  de colegios, hospitales y cementerios.

Se cuenta actualmente con Nueve Vicarías Foráneas: La Inmaculada, San Juan Bautista, El Espíritu Santo, San José Obrero, El Inmaculado Corazón de María, San Miguel, Santa Gertrudis y Santa Bárbara. San Isidro Labrador Los Vicarios Foráneos impulsan la espiritualidad de comunión, están al servicio de la pastoral presbiteral y fomentan la fraternidad sacerdotal.

Se  da  impulso  a  la  formación  permanente  y  especializada  de seminaristas y sacerdotes,  tanto  en  centros  universitarios  como  a nivel diocesano a través de jornadas que se realizan en determinados momentos  del  año.  La  Arquidiócesis  expresa  su  comunión  con  la Iglesia  universal  facilitando  la  presencia  pastoral  y  misionera  de algunos sacerdotes en otras jurisdicciones eclesiásticas.

Los religiosos, religiosas y sociedades de vida apostólica existentes en la arquidiócesis, realizan muy diversas tareas de evangelización y apostolado  como  formación  del  clero,  pastoral  parroquial,  pastoral carcelaria, evangelización de la juventud, rehabilitación y formación de niños y niñas infractores, pastoral educativa con niños y jóvenes, evangelización  de  los  pobres  y  nueva  evangelización,  apostolado de la oración y la contemplación, ayuda en la pastoral parroquial y misionera, atención a los ancianos, promoción de la mujer, catequesis, apostolado por la defensa de la vida y otras actividades. Muy variados carismas dados por el Espíritu Santo a religiosos y laicos, engalanan a  la  Iglesia  Particular  de  Ibagué;  por  eso  se  aprecia  vivamente  a cada  consagrado,  se  valora  su  presencia  y  su  entrega  sacrificada  y desinteresada.

El  Diaconado  Permanente  y  el  Ministerio  Extraordinario  para  la Comunión de los Enfermos fortalecen la pastoral familiar, la pastoral social y la pastoral de la salud en las parroquias donde prestan sus servicios. La presencia de un gran número de laicos comprometidos en la acción pastoral, es el resultado de los procesos de formación laical que se han implementado a lo largo de los últimos años.

El Secretariado de Pastoral presidido por el Arzobispo y conformado además  por  el  Obispo  Auxiliar,  el  Vicario  para  la  pastoral  y  los delegados episcopales se ha caracterizado por proponer, acompañar, ejecutar y evaluar los proyectos pastorales que dinamizan la acción evangelizadora de la Arquidiócesis.

La acción pastoral está centrada en las parroquia sub-urbanas y rurales que conforman la Arquidiócesis. En la actualidad existen cincuenta y seis parroquias bien constituidas y diez más en proceso de consolidación en las que se están construyendo los templos, las casas curales y la infraestructura  para  su  completo  funcionamiento.  Se  brinda  una atención especial desde los santuarios del Divino Niño en Ibagué y de Nuestro Padre Jesús en el Valle de San Juan, lugares muy ricos en expresiones de religiosidad popular.

Se  contribuye  a  la  formación  de  los  agentes  de  pastoral  desde  el Instituto de Teología y Pastoral (ITEP),  por  medio  de  las  jornadas que  realizan  las  delegaciones  pastorales,  en  la  formación  continua que brindan las parroquias y los movimientos apostólicos y desde el  Seminario  Mayor  que  es  dirigido  por  sacerdotes  diocesanos  y vicentinos. Gran apoyo a la evangelización se tiene por medio del periódico  Kerigma  que  se  edita  mensualmente  y  con  la  emisora comunitaria Paz Estéreo 88.8.


La Arquidiócesis de Ibagué asumió, desde el año 2.000, el Sistema Integral de Nueva Evangelización (SINE). En la actualidad el proceso se encuentra implementado en 43 parroquias o centros de atención pastoral.  Están  conformadas  332  pequeñas  comunidades  y  se  han realizado anualmente los encuentros diocesanos de todas ellas.

Apoyado  por  la  Red de Nueva Evangelización  el  SINE  se  impulsa mediante la formación de los sacerdotes y de un buen número de laicos con la metodología propia del proceso. La Vicaría para la pastoral ha  promovido  la  capacitación  de  los  principales  agentes  de  este frente evangelizador con los once niveles del instituto de formación; además  se  apoya  a  las  parroquias  que  solicitan  capacitaciones especiales; todos los subsidios para la formación se ofrecen desde la sede de la Vicaría para la pastoral.

En el año 2007 fue constituido el Equipo de Servidores Diocesanos de la Nueva Evangelización, organismo conformado por sacerdotes y laicos que han asumido el compromiso de apoyar el proceso en toda la Arquidiócesis y de colaborar con otras diócesis.

Al  iniciar  el  año  2011  se  organizó  la  Red  Diocesana  de  Nueva Evangelización integrada por representantes de las parroquias que adelantan el proceso; también se ha iniciado el proceso de consolidar un equipo que apoye las capacitaciones a partir de los niveles de la Escuela de Formación que sigue las directrices de la Red Nacional.

La  Arquidiócesis  participa,  unida  a  otras  37  diócesis  de  Colombia, en la Red de Nueva Evangelización; en dicha Red se colabora con la coordinación del Equipo Teológico Pastoral, organismo que reflexiona y elabora los subsidios que impulsan el SINE.

LA REALIDAD ES RETO A LA EVANGELIZACIÓN

Estamos  siempre  comprometidos  con  la  realidad  que nos  envuelve  y  por  lo  tanto  somos  parte  de  una  comunidad  que busca el bien común y el progreso integral de todos los ciudadanos.

Nuestro ideal es ver al Tolima convertido en una Iglesia viva y en un departamento  que  brinde  la  más  alta  calidad  de  vida  a  todos  sus habitantes.

Queremos convertirnos en discípulos misioneros para dar de lo mucho que hemos recibido, proclamando el Evangelio de la paz que es la persona misma de Jesucristo. "Anunciamos a nuestro pueblos que Dios nos ama, que su existencia no es una amenaza para el hombre, que está cerca con el poder salvador y liberador de su Reino, que nos acompaña en la tribulación, que alienta incesantemente nuestra esperanza en medio de todas las pruebas. Los cristianos somos portadores de buenas noticias para la humanidad y no profetas de desventuras" .

Acogiéndonos  al  método  ver,  juzgar  y  actuar  es  el  momento  de exponer  la  doctrina  que  iluminará  nuestra  agenda  pastoral.  La fuente de luz imprescindible está en el mismo Evangelio. Acudimos entonces a un texto bíblico que ofrece gran similitud con el caminar de nuestra arquidiócesis de Ibagué. Hagamos entonces un paralelo entre los peregrinos de Emaús y los peregrinos que hoy recorremos los caminos tolimenses.