27 June 2022
 

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Junio 12 de 2022

 Entrada: En este Domingo celebramos el misterio central de la fe y de la vida cristiana: Dios es uno, en la comunión de tres personas Padre, Hijo y Espíritu Santo. Hoy estamos invitados de manera especial a contemplar el amor de Dios que no nos abandona. Para ello pedimos la gracia de distinguir y adorar a cada una de las personas divinas, y de vivir la profunda unidad que hay entre ellas. Con estas disposiciones, participemos de este banquete del amor de manera plena, consciente y activa.

Lecturas: Que la escucha atenta de las lecturas bíblicas, que nos proponen el camino de la revelación de Dios como comunión de personas, nos motive a ser testigos del amor trinitario, en los acontecimientos de la vida cotidiana. Recibamos con fe y alegría la Palabra del Señor.

Ofrendas: Presentemos, junto al vino y al pan, nuestro propósito de unidad como familia y como comunidad Cristiana, tomando como modelo La Santísima Trinidad.

Comunión: Jesús es el Pan que da la vida y nos une en amor y fraternidad.  Acerquémonos a recibirlo dignamente y con verdadera devoción.

 ORACION UNIVERSAL

 Dirijámonos a nuestro Dios que es Amor, por medio de su Hijo Jesús y con la fuerza del Espíritu Santo, para poner en común nuestras intenciones y las de todo el mundo, diciendo: Dios uno y trino, escúchanos.

 Roguemos por la Iglesia universal, para que su forma de ser y de vivir refleje la imagen de la Santísima Trinidad. Oremos.

  1. Oremos por nuestros gobernantes, para que Dios Padre los ilumine con su Espíritu Santo y puedan así luchar por el bienestar de los menos favorecidos de nuestros pueblos. Oremos.
  2. Encomendemos a los que sufren, para que confortados con la esperanza cristiana glorifiquen siempre a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Oremos.
  3. Por la consulta sinodal que se ha realizado en nuestra Iglesia local, para que guiados por el Espíritu, todas las decisiones tomadas lleven a una verdadera comunión. Oremos.
  4. Oremos por los que estamos aquí reunidos, para que el amor del Padre, manifestado en su Hijo Jesús nos mueva a practicar la caridad con todos aquellos más necesitados de nuestra sociedad. Oremos.

 Oh Dios que en Cristo Jesús nos has dado la gracia de llamarte Padre, escucha la plegaria de tus hijos: que la fuerza renovadora de tu Espíritu transforme el corazón de los creyentes en templo santo de tu gloria. Por Jesucristo Nuestro Señor.  Amén.

 

EL CUERPO Y LA SANGRE SANTÍSIMOS DE CRISTO

Junio 19 de 2022

 Entrada: Cristo nos prometió su presencia y nos la dejó en la Eucaristía, para que nosotros, ahora, la acojamos como un auténtico gesto de amor en nuestras vidas. La celebración eucarística nos invita a ser testigos de Jesús, a anunciar la Buena Nueva de Dios, que hace que los creyentes podamos ser pan compartido y presencia real del Amor del Padre manifestado en Jesús. Hoy, en la Solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, oremos por nuestro país, que el Señor nos conceda un gobernante que actúe con honestidad y busque caminos de reconciliacion y bienestar para todos.

 Lecturas: En esta celebración, de manera especial, la Palabra nos invita a contemplar el don de la Eucaristía como misterio de amor y salvación, que realiza la comunion con Dios y con los hermanos. Escuchemos con fe y devocion.

 Ofrendas: “No tenemos más que cinco panes y dos peces”. Presentemos hoy, junto al vino y al pan, todo cuanto somos y tenemos en nuestro corazón.

 Comunión: Hermanos, acerquémonos con mucha alegría a recibir el Cuerpo y Sangre de Cristo, que nos da la vida eterna.

 Antes de la procesión: Como comunidad adoremos a Jesús, Pan de Vida.  Permitamos que así como pasará solemnemente por nuestra iglesia (y nuestras calles), también pase por nuestra vida, la transforme, la libere y la sane.  Contemplemos en Él al Dios cercano que se quiso hacer compañero de viaje y alimento para el camino.  Participemos con fe, devoción y alegría en esta procesión.

 ORACION UNIVERSAL

 El sacramento del Cuerpo y de la Sangre del Señor es cumbre y fuente de toda la vida de la Iglesia, prenda de bendición y salvación para el mundo entero. Elevemos al Padre nuestra oración unánime, para que se fortalezca nuestro caminar sinodal. Unámonos diciendo: Jesús, Pan de vida, escúchanos.

1.    Te pedimos, Dios de amor, por la Iglesia santa, congregada en este día en torno a la mesa del sacrificio y del banquete del amor, para que caminemos como compañeros, uno al lado del otro en el mismo camino en este proceso sinodal. Oremos.

2.    Te pedimos, Dios de amor, por el Papa Francisco, por nuestro Obispo, por nuestros sacerdotes, para que ofrezcan con amor el Sacrificio Pascual con el que Cristo alimenta el pueblo santo. Oremos.

3.    Te pedimos, Dios de amor, por los que tienen autoridad para que sepan conducir los pueblos por caminos de reconciliación y de fraternidad. Oremos.

4.    Te pedimos, Dios de amor, por todos los colombianos, que llenos del Espíritu de Dios, elijamos un gobernante que escuche tu Palabra, viva en tu amor y camine por la senda de la verdad, y nos guie hacia tu Reino de justicia y de paz. Oremos.

5.    Te pedimos, Dios fiel, por esta asamblea eucarística, para que a través de nuestro camino sinodal juntos, crezcamos en nuestra responsabilidad compartida de la misión que se nos ha confiado. Oremos.

 Oh Dios, que no cesas de alimentar a tu Iglesia con los misterios del Cuerpo y Sangre de Jesús; escucha nuestras oraciones y haz que encontremos siempre nuestro gozo en la riqueza de tus dones. Por Jesucristo, nuestro Señor.  Amén.

 

SOLEMNIDAD DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Junio 24 de 2022

 Entrada: «Danos un corazón semejante al tuyo», le decimos con frecuencia a nuestro Señor. La Celebración que iniciamos nos recuerde, en este día de acción de gracias y súplica por la paz de Colombia, que sólo se restaurará la vida de todos en la medida en que hagamos nuestros los sentimientos de Cristo y aprendamos su lección de humildad.  Vivamos con fe este día del Corazón que más nos ha amado.

 Lecturas: Escuchemos con atención la Palabra que hoy nos dirige Dios y en la cual nos cuenta lo mucho que nos ama y cuánto desea acercarse a cada uno de nosotros para ofrecernos vida y vida plena.

 Ofrendas: Con un anhelo sincero de permanecer siempre estrechamente unidos a nuestro Salvador, vengamos ahora al altar a depositar nuestras ofrendas, fruto de nuestros diarios esfuerzos por ser mejores.

 Comunión: Asistidos y confortados por la fuerza que nos viene de lo alto, y purificados de todas nuestras faltas, acerquémonos con un corazón limpio y dispuesto a recibir la Santa Comunión.

 ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: Unidos para celebrar esta solemnidad del Corazón de Cristo, elevemos al Dios de la vida nuestras súplicas y pidamos que escuche con corazón benigno nuestras esperanzas.  Digámosle: Oh Señor, escucha y ten piedad. 

  1. Te rogamos, Dios siempre fiel, por la Iglesia nacida del Corazón de Cristo, para que hagas de este pueblo una verdadera familia de hermanos que aman, sienten y viven como Jesús. Oremos.
  2. Te rogamos, Dios de nuestras vidas, por quienes nos gobiernan, para que sepan escuchar el corazón de la comunidad que se les ha confiado y la dirijan con sabiduría, prudencia y justicia. Oremos.
  3. Te rogamos, Dios siempre fiel, por Colombia, por cada uno de los que en este país admirable y dramático quieren trabajar por una sociedad reconciliada, para que sea la luz del amor, revelada en el Evangelio, la que los ilumine y trace el camino que lleve a la paz. Oremos.
  4. Te rogamos, Dios de nuestras vidas, para que pongas en el corazón adolorido de tantos hermanos que sufren de modos diversos, la luz de la esperanza y el consuelo que buscan. Oremos.
  5. Te rogamos, Dios siempre fiel, para que los que estamos en esta celebración experimentemos tu amor y sepamos tender puentes de caridad y comunión que nos unan a todos. Oremos. 

En tu presencia quedan puestas todas nuestras esperanzas, Dios misericordioso. Escucha la oración de quienes queremos sentir la fuerza de tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

SOLEMNIDAD DEL NACIMIENTO DE SAN JUAN BAUTISTA

Junio 25 de 2022

 Entrada: Reunidos en la fe celebramos hoy la solemnidad del Nacimiento del Precursor.  Que nuestra celebración nos permita conocer a quien nos mostró el Cordero que quita el pecado del mundo: San Juan el Bautista que con su vida, con su palabra y con su sangre dio testimonio del Salvador.  Presentemos confiados nuestras intenciones y participemos piadosamente.

 Lecturas: Que la voz de Dios, que ahora resuena en nuestra asamblea, nos ayude a descubrir cómo podemos ser, al igual que san Juan Bautista, mensajeros de la verdad, de la vida y de la esperanza.  Escuchemos.

 Ofrendas: Presentamos al Señor estos dones de pan y vino, ellos simbolizan la ofrenda de nuestra propia vida al Pastor y Dueño de nuestra existencia.

 Comunión: Acerquémonos a recibir este pan del cielo, agradeciéndole el que se preocupe por nosotros y conozca nuestro nombre y se ocupe de nuestro bienestar.

 ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: Con confianza presentemos nuestras intenciones, necesidades y esperanzas al Señor de nuestras vidas, diciéndole con fe: Oh Señor, escucha y ten piedad. 

  1. Por la Iglesia, que quiere ser como san Juan Bautista anunciadora de la vida, de la verdad y de la esperanza, para que pueda seguir proclamando el Evangelio. Roguemos al Señor.
  2. Por quienes han sido elegidos por el pueblo, para que sepan acoger la voz profética de la Iglesia que es maestra en humanidad y que conoce las urgencias y las esperanzas de todos los que aguardan un mundo más justo y más fiel a Dios. Roguemos al Señor.
  3. Por nuestros misioneros, para que llenos del Espíritu Divino que hizo saltar de gozo al Bautista en el vientre de su madre, puedan sembrar en la historia de nuestros pueblos la semilla de la verdad y de la paz. Roguemos al Señor.
  4. Por los que estamos aquí reunidos, para que a imitación de san Juan Bautista no tengamos miedo de anunciar la verdad y denunciar el pecado. Roguemos al Señor.

 Acoge, Dios misericordioso, la súplica confiada de esta familia que en la solemnidad de san Juan, el Precursor, te presenta con confianza sus esperanzas. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

DÉCIMO TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Junio 26  de 2022

 Inicial: Hermanos, Cristo lo ha dado todo y lo pide todo, es por esto que seguir a Cristo significa entrega, sacrificio, desprendimiento; implica la vida entera, no sólo algunos momentos o algunas zonas de nuestra existencia.  Qué esta Eucaristía nos motive a ser unos verdaderos y auténticos discípulos misioneros de Jesús, siendo siempre dóciles a sus mandatos, rompiendo las ataduras del pasado y estando dispuestos a seguirlo hasta el final. Celebremos con fe.

 Lecturas: Jesús invita a seguirle, y es un seguirle que implica la vida entera. Lo que el profeta no podía exigir, por ser un hombre, Cristo sí puede por ser el Hijo de Dios; más aún, no hay otra manera de seguir a Cristo: “El que mira hacia atrás no es apto para el Reino de Dios”. El seguimiento de Cristo sólo puede ser incondicional. ¿Estamos dispuestos a seguir a Cristo de esta manera?

 Ofrendas:  Presentemos, además del Vino y el Pan, una vida que se hace entrega total a Jesucristo, a quien queremos servir.

 Comunión: Que al comulgar y responder “Amén” estemos diciendo: Te seguiremos, Señor, a dónde vayas. Acerquémonos a recibirlo con dignidad, fe y alegría.

 ORACION UNIVERSAL

 Hermanos y hermanas, decididos a seguir a nuestro Maestro Jesús A donde Él vaya, oremos a Dios Padre, autor de nuestra vocación cristiana, diciendo: Escúchanos, Señor.

  1.  Roguemos por los ministros ordenados, por los religiosos y los laicos comprometidos, para que con ánimo alegre puedan vivir su propia vocación y correspondan así al llamado de Dios. Oremos.
  2. Roguemos por nuestros gobernantes, para que fieles también a su vocación y misión respondan a las necesidades que hay en cada Nación y en cada pueblo. Oremos.
  3. Roguemos por los enfermos, los reclusos y los ancianos, para que sientan cercano el consuelo que viene de Dios. Oremos.
  4. Roguemos por quienes participamos de esta Eucaristía, para que estemos dispuestos a dejarlo todo para poder seguir a Cristo. Oremos.

 Dios Padre nuestro, con toda la libertad de hijos tuyos nos hemos dirigido a ti en oración; escúchanos, y concédenos cuanto creas que sea más conveniente para nuestra vida de discípulos y misioneros de tu Hijo Jesucristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

 

SOLEMNIDAD DE SAN PEDRO Y SAN PABLO, APÓSTOLES

Junio 29 de 2022

 Entrada: Celebremos con fe la solemnidad de los apóstoles Pedro y Pablo, sabiéndonos llamados por el Señor a ser piedras vivas de la Iglesia y, como tal, testigos de Él en medio del mundo, que desea encontrar el camino que conduce a la verdadera vida.  Oremos de modo especial por el papa Francisco, para que su ejemplo nos siga animando en el seguimiento fiel a Cristo Jesús.

 Lecturas: La gracia del Espíritu abra nuestro entendimiento a la Palabra que vamos a escuchar; así podamos comprender la misión que el Señor nos confía.  Siguiendo el ejemplo de los apóstoles Pedro y Pablo, respondamos con generosidad a la llamada del Señor.

 Ofrendas: Presentemos, junto con el pan y el vino, nuestros deseos de trabajar por la edificación del Reino de Dios.

 Comunión: Nos acercamos a comulgar porque queremos alimentarnos con el Cuerpo y la Sangre de Cristo, y porque necesitamos fortalecernos en nuestra vida de discípulos misioneros de Jesús.

 ORACIÓN UNIVERSAL

 Queridos hermanos: Unidos como Iglesia, elevemos confiadamente nuestras súplicas a Dios Padre por las necesidades del mundo entero, diciendo: Padre bondadoso, escúchanos.

  1.  Tú que edificas la Iglesia sobre la roca firme de Pedro: bendice al Papa Francisco para que siga siendo testigo fiel de tu misericordia y pueda llevar la alegría del Evangelio a los más alejados. Oremos.
  2. Tú que quieres que la Iglesia viva la unidad: derrama la fuerza de tu Espíritu sobre los obispos, sacerdotes, consagrados y laicos para que busquen caminos que lleven a la comunión de todos los hermanos. Oremos.
  3. Tú que quieres comunidades que vivan en justicia y paz: bendice a los gobernantes de nuestra nación y del mundo entero para que trabajen incansablemente por el bien de sus hermanos. Oremos.
  4. Tú que deseas una Iglesia caritativa, pues muchos sufren en la enfermedad, la pobreza y tantos males más: haz que unidos a Cristo podamos comprender que son nuestros hermanos privilegiados y los sirvamos con amor. Oremos.
  5. Tú que quieres una Iglesia misionera: bendice las familias aquí convocadas alrededor de la Palabra y la Eucaristía para que sean reflejo de tu amor en el mundo entero. Oremos.

 Acoge, Padre de bondad, las súplicas que te hemos presentado, y concédenos que, siguiendo el ejemplo de los apóstoles Pedro y Pablo, podamos crecer en la fe y ser luz en el camino de nuestros hermanos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén. 

 

DECIMOCUARTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Julio 3 de 2022

 Entrada: ¡Cristo toca nuestra puerta y nos llama a ser sus discípulos misioneros, nos envía a compartir la vida que nos ha dado! Queridos hermanos seguimos siendo llamados a participar de la misión de Cristo. Participemos con gozo en esta celebración y con corazón decidido entreguemos nuestra vida a la obra del Señor. ¡Es hora de trabajar en su misión!

 Lecturas: Jesús nos llama a ser sus testigos, discípulos misioneros incansables del Evangelio, confiados siempre en la ayuda amorosa y santificante de su Espíritu. Escuchemos.

 Ofrendas: Presentemos nuestro deseo de ser auténticos discípulos misioneros del Señor. Unamos a esta ofrenda el pan y el vino.

 Comunión: Comulgar es incorporarnos más a Cristo, para que junto con Él vayamos a llevar la paz al mundo. Acerquémonos bien dispuestos.

 ORACIÓN DE LOS FIELES

 Hermanos: De dos en dos somos también enviados a llevar la verdadera paz al mundo. Oremos al dueño de la cosecha para que aumente el número de discípulos y misioneros de su Hijo, diciendo: Todos: Padre bueno, escúchanos.

 1.    Por la Iglesia, por el Papa, los obispos, presbíteros y diáconos, por los religiosos y laicos, para que todos se sientan implicados en el compromiso de llevar la paz a todas partes. Oremos.

2.    Por los responsables del gobierno de las naciones y del gobierno de Colombia, para que ante la apremiante necesidad de paz en el mundo, no olviden el compromiso de ser constructores de paz. Oremos.

3.    Por los enfermos, los ancianos, los secuestrados y los reclusos, para que a todos ellos llegue la paz que Cristo quiere comunicar a través de sus discípulos misioneros en el trabajo apostólico. Oremos.

4.    Por cuantos estamos aquí reunidos, para que comprendamos mejor nuestra condición de bautizados y sirvamos a la Iglesia, bajo el auxilio de Nuestra Señora de Chiquinquirá, como verdaderos discípulos misioneros. Oremos.

 Dios de amor y de paz, escucha nuestras humildes oraciones, danos en abundancia la fuerza de tu Espíritu, para seguir siendo en todas partes discípulos y misioneros de tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

 

 DECIMOQUINTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Julio 10 de 2022

 Entrada: Como todos los domingos, nos reunimos a celebrar a nuestro Señor Jesucristo, quien nos invita a reconocerlo en nuestros hermanos. Participemos de esta Eucaristía y seamos conscientes de la necesidad de promover los derechos de todos, ayudando al prójimo y fomentando siempre la justicia y el amor.

Lecturas: La Palabra de Dios nos llama a poner en práctica el amor a Dios y al prójimo, a partir de un compromiso serio, de nuestra parte, en la vivencia de la caridad con el hermano que sufre. Escuchemos.

Ofrendas: Sabiendo perfectamente quién es nuestro prójimo, ofrezcamos nuestra vida de discípulos de Jesús y la vida de quienes nos rodean.

 Comunión: Si vamos a comulgar con Cristo en el pan eucarístico es porque estamos dispuestos a comulgar también con nuestro prójimo.

 ORACIÓN DE LOS FIELES

 Hermanos: Habiendo sido cuestionados por esta Palabra cercana a nosotros, confiémosle al Padre del cielo nuestras súplicas y las de nuestro prójimo, diciendo: Dios de amor, escúchanos.

1.    La Iglesia Católica es experta en humanismo cristiano. Asístela siempre con el poder de tu Espíritu Santo, para que sea solidaria, generosa, compasiva y comprensiva con los pobres y necesitados. Oremos.

2.    Los ciudadanos tienen puestas las esperanzas en sus dirigentes y gobernantes. Haz, Señor, que sus esperanzas no se vean defraudadas y se lleven a término las promesas hechas. Oremos.

3.    Son muchos los que sufren y son ignorados. Infunde en los hombres el deseo ardiente de luchar por los que más necesitan nuestra ayuda y solidaridad. Oremos.

4.    La Eucaristía es la mejor escuela en donde se aprende a amar al prójimo. Que todos nosotros,  bajo la guía amorosa de Nuestra Señora del Carmen, llevemos a la práctica el amor al hermano, en especial, a aquel que sufre. Oremos.

 Dios y Padre nuestro, que estás cerca de los que te invocan sinceramente, atiende las peticiones hechas e inúndanos con tu Espíritu para mostrarnos más sensibles a las necesidades de nuestro prójimo. Por Cristo, Nuestro Señor. Amén.

 DECIMOSEXTO DOMINGO DEL TIMEPO ORDINARIO

Julio 17 de 2022

 Entrada: Como hijos de Dios, que esperamos sus bendiciones, nos reunimos a gozar del alimento espiritual que nos regala: Su Palabra y el Cuerpo y la Sangre de su Hijo. Participemos con mucho gozo y alabemos juntos a Dios, quien se hace presente para darnos lo que, de verdad, necesitamos.

 Lecturas: Las lecturas de hoy son una invitación a que demos la primacía, el primer lugar, a la escucha atenta de la Palabra del Señor en nuestra vida, motor y alimento imperecedero en nuestro diario caminar. Escuchemos.

 Ofrendas: Junto con el Pan y el Vino, presentemos al Señor el anhelo de reconocerlo como lo más necesario de nuestras vidas.

 Comunión: La comunión eucarística siempre será signo de nuestra incorporación a Cristo. Acojámoslo como huésped de nuestra vida.

 ORACIÓN DE LOS FIELES

 Hermanos: La Palabra de Dios, que hemos escuchado y acogido, es signo real de la presencia de Dios entre nosotros. Con fe démosle nuestra respuesta, diciendo después de cada petición: Señor, ayúdanos a escuchar tu Palabra.

 1.    Pidamos al Señor por su Iglesia extendida por todo el universo. Que ella sea Madre y Maestra por medio de sus ministros ordenados, sus religiosos y sus laicos. Oremos.

2.    Pidamos al Señor por los responsables del gobierno de las naciones. Que con espíritu de discernimiento sepan tomar siempre decisiones y determinaciones pensando en el bien de los ciudadanos. Oremos.

3.    Pidamos al Señor por las comunidades de vida contemplativa y por cuantos participan de retiros espirituales. Que su oración contribuya a la redención del mundo. Oremos.

4.    Pidamos al Señor por quienes nos hemos reunido en esta asamblea litúrgica para escuchar al Maestro Jesús. Que, como respuesta a sus enseñanzas, nos comprometamos en la búsqueda de la fraternidad. Oremos.

 Visítanos siempre, Dios nuestro, y quédate con nosotros, pues queremos tenerte como huésped de nuestra vida en la persona de tu Hijo Jesús, nuestro único Señor y Maestro. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

 

DECIMOSÉPTIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Julio 24 de 2022

 Entrada: La misa es la oración suprema. En ella, en comunidad, oramos con Cristo, realmente presente en medio de su pueblo, en la acción de gracias al Padre. Unidos como hermanos, participemos gozosos de esta gran oración y aprendamos de Jesús a estar en contacto íntimo con nuestro Padre Celestial a través de ella.

 Lecturas: La oración es un instrumento maravilloso, enseñado por nuestro propio Señor Jesucristo, para elevar de manera humilde, perseverante y comunitaria nuestra acción de gracias, intercesiones y peticiones a Dios. Escuchemos.

Ofrendas: Los cristianos estamos llamados a ser orantes. Presentemos a Dios nuestro deseo sincero de ser constantes en la oración.

Comunión: Quien comulga compromete más su vida con Cristo y se va configurando con lo que Él quiere: que seamos personas de oración continua. Acerquémonos con fe.

ORACIÓN DE LOS FIELES 

Hermanos: Invitados por Jesús a pedir para recibir, pongamos en práctica el mensaje de hoy presentándole a Dios nuestros ruegos y súplicas. Digamos con fe: Señor, escucha nuestra oración.

 1.    Oremos por todo el pueblo de Dios, por el Papa, por los obispos, presbíteros y diáconos, por las personas de vida consagrada y por los laicos. Que su distintivo sea orar sin desfallecer. Roguemos al Señor.

2.    Oremos por las naciones y sus gobernantes y por cuantos ejercen justicia en el mundo. Que atiendan el clamor de sus hermanos que anhelan días mejores de reconciliación y de paz. Roguemos al Señor.

3.    Oremos por todos aquellos que padecen necesidad espiritual o corporal. Que sean socorridos prontamente por el corazón generoso de muchos discípulos misioneros de Jesús. Roguemos al Señor.

4.    Oremos por todos los que formamos parte de la Arquidiócesis de Ibagué. Que sintamos la necesidad de orar continuamente para fortalecer nuestra labor en la Misión. Roguemos al Señor.

 Socórrenos, Dios nuestro, y escúchanos cuando te invocamos, para que recibamos de Ti cuanto te hemos pedido, si es para provecho de nuestra alma. Por Cristo, Nuestro Señor. Amén.

 

DECIMO OCTAVO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Julio 31 de 2022

 Entrada: ¿Nuestra vida tiene valor o es simple vanidad? La Iglesia nos invita a ser generosos, apoyando en la edificación del Reino de Dios. Animemos y aceptemos el plan de Dios en nuestras vidas, de esta manera contribuiremos a convertir este mundo en un lugar  de fraternidad y comunión. Celebremos con fe,

 Lecturas: Al resucitar con Cristo, los bienes que debemos buscar son los que nos acercan a su Reino y nos permiten ser testimonios de Él.  Compartir los bienes con los demás nos hace ricos ante Dios. Escuchemos.  

  Ofrendas: A la celebración no venimos con las manos vacías, sino con nuestros esfuerzos, sacrificios y trabajos. Presentemos a Dios junto con el pan y el vino, todo lo que por gracia hemos recibido y el deseo de trabajar en el plan del Señor. 

 Comunión: Un discípulo que comulga con la vida de Cristo no se aferra a las vanidades de este mundo. Con espíritu de pobres acerquémonos.

ORACIÓN DE LOS FIELES

 Queridos hermanos: Desprendidos de todo seremos mejores discípulos misioneros de Jesucristo. Oremos con esta conciencia al Dueño de todo lo creado, diciendo: A ti, Señor, lo pedimos con fe.  

  1.  Que la Iglesia entera, a ejemplo de su fundador, sepa vivir sin apegos de ninguna clase, y esto se manifieste en el testimonio de sus ministros ordenados, de sus religiosos y fieles laicos.  Oremos.
  2. Que en el mundo, y particularmente en Colombia, los gobernantes sepan distribuir equitativamente los recursos económicos entre quienes más carecen de bienes de fortuna. Oremos.
  3. Que los pobres, los indigentes y cuantos no poseen mayores riquezas sirvan de ejemplo a quienes creen tenerlo todo, para comprender que nada nos llevaremos a la hora de nuestra muerte. Oremos.
  4. Que la vivencia de las enseñanzas de la Palabra que Dios nos regala en este día, sea palpable y seamos generosos y desprendidos en beneficio de la edificación de la Iglesia que Dios quiere y el mundo necesita. Oremos.

 Escucha, Dios misericordioso, nuestra oración pobre y sincera, y danos a conocer nuestro fin, para que no vivamos apegados a los bienes de esta tierra, sino que aspiremos a los bienes de allá arriba. Por Cristo, Nuestro Señor. Amén.