28 January 2023
 

10 de Agosto de 2014. Fecundación in vitro. Consideraciones psicosociales Fueron surgiendo situaciones nuevas, como las "madres sustitutas", creándose dilemas éticos y legales, para los cuales no había una respuesta clara  Autor: Tebelio Martin Rodriguez | Fuente: Catholic.net

El 26 de junio de 1978 nacía en Gran Bretaña, de parto por cesárea Louise M. Brown, iniciándosela época de los niños probeta y de las técnicas de fecundación in Vitro.

El acontecimiento revolucionó el mundo científico, la infertilidad de este matrimonio había sido solucionada y nacía la esperanza para muchas parejas alrededor del mundo.

Como ocurre con frecuencia, los humanos queremos llevar las cosas a límites insospechados, apareciendo otros a cada conquista, como esa línea del cielo y mar que nunca se alcanza y utilizando los avances de la ciencia no siempre para bien, como la energía nuclear, capaz de iluminar comunidades o de borrarlas.

Así fueron surgiendo situaciones nuevas, como las "madres sustitutas", creándose dilemas éticos y legales, para los cuales no había una respuesta clara, porque la ciencia se había adelantado en desenfrenada carrera. Con el decursar del tiempo los casos se han complicado, como el de madres solteras fecundadas con espermatozoides provenientes de un banco de esperma, e incluso de parejas de lesbianas que desean tener un hijo a través de la fecundación de una de ellas, y que se criará sin padre, desconocido hasta para la propia madre. También llama la atención las "abuelas madres", utilizadas como madres sustitutas de un óvulo de la hija previamente fecundado.

Cuántas combinaciones científicas podrán ocurrir, donde los niños nacen como "por arte de magia", pero dejando a un lado elementos tan importantes:

• Se pierde la íntima relación hombre-mujer, donde el amor y el deseo se mezclan en una situación de entrega mutua, con la participación de cuerpo y espíritu, en la creación del nuevo ser, todo lo cual está ausente en los ambientes de laboratorio.

• El fenómeno fisiológico de la reproducción es más que biología, cada hombre es más que una combinación de información, es una nueva realidad y el acto sexual no es algo sólo fisiológico, sino un encuentro biológico - personal que da origen a otro ser humano.

• La alteración que produce la FIV, consiste en que rompe en el plano objetivo la inseparabilidad de las dimensiones de procreación y unidad que siempre debe tener el acto conyugal. Esto significa la donación de uno mismo (de sí) al otro, comprendiendo los ingredientes corporales y espirituales.

• La procreación debe realizarse en el contexto de la entrega de dos personas, en el ambiente de la donación que trasciende la causalidad biológica, pues sólo así hay verdadera procreación y no reproducción.

• Se pierde el concepto de familia, reconocido por todos como el núcleo fundamental de la sociedad y lugar ideal para el desarrollo de los seres humanos, rodeado de sus padres y demás familiares; creándose las "extrañas familias", como el nacido de la abuela (madre uterina) y la hija de ésta (su madre genética), creando una gran confusión de identidad para el nuevo ser, y cuyos efectos psicológicos negativos pueden ser esperados, como la depresión y los trastornos de adaptación.

• Hay repercusión negativa dentro de la unidad familiar. El derecho a la FIV es concebido por muchas parejas como otros derechos que se tienen en la sociedad del bienestar. Lleva incluso a la donación de gametos o de embriones para obtener tal objetivo. De esta forma la unidad matrimonial puede quedar comprometida, pues ya no se cumple el principio que existe en una familia normal donde hay por parte de los dos cónyuges un "derecho exclusivo de llegar a ser padre o madre sólo a través del otro".

Así la técnica favorece la consideración que el matrimonio no es el único ámbito de la procreación, al poder concebir una mujer soltera o viuda, una mujer lesbiana, una FIV postmorten o una mujer fuera de la edad normal de reproducción.Los derechos del niño se ven afectados con respecto a sus progenitores, a tener padres conocidos, a ser formado y educado en el seno de una familia heterosexual y biparental.

El ser humano puede ser visto como un objeto, cuando las personas seleccionan por ejemplo, el color de la piel, ojos y pelo de sus hijos por encargo, no diferenciándose el acto tan sublime de tener un hijo, con el comprar un objeto cualquiera en una tienda, basándose en sus formas y colores, con un simple valor comercial.La ciencia en su intervención práctica crea la tecnología. Se conoce para actuar y para mejorar la condición humana, pero se hace manipulador, y no es factible conocer sin manipular.

La mentalidad tecnológica invade todos los ámbitos y proyecta su hacer sobre el propio hombre. Este es diseccionado y manipulado. Deja de ser persona y pasa de sujeto a objeto.Algunos sólo rechazan la donación y admiten todo lo demás, donde todo lo demás es congelación, destrucción, cesión, venta o alquiler; nos referimos a una práctica despersonalizada para hacerlo medible y contable.

Como mejor ilustración, declaraciones de Louise M. Brown, nacida de Inseminación artificial

"Soy una persona engendrada por inseminación artificial, alguien que nunca conocerá la mitad de su identidad".

"Empezando con la selección del donante de esperma, el proceso se centra en torno al engaño. Desde el color de pelo y los ojos a las preferencias musicales y religiosas, se procura que el donante coincida minuciosamente con la madre o con su marido, si está casada. Normalmente se da la inseminación múltiple, una especie de lotería de la fertilización que con frecuencia implica cada vez a un donante diferente, de manera que determinar el padre biológico es prácticamente imposible".

"¿Quién soy yo?, es una pregunta difícil de contestar para alguien que ignora de dónde viene. Me gustaría tener el consuelo de saber a quién me parezco. Es sorprendente cómo se puede perder el sentido de identidad e integridad cuando nadie te ha dicho nunca: . Supongo que actúo igual que el donante. Y, como mis pensamientos, opiniones y comportamientos están a años luz de la mayoría de los miembros de mi familia, nunca he podido sentirme como una pieza del rompecabezas en las reuniones familiares, especialmente con mi familia paterna"

"Los defensores de los niños probeta argumentan que la biología es irrelevante en la paternidad: el amor y la atención que el niño recibe es lo único que importa. Puedo entender el deseo de una pareja de tener un hijo y no niego que sean capaces de ofrecerle mucho amor o atención, con independencia de la concepción. En un mundo donde la historia es una asignatura obligatoria en cualquier plan educativo y en el que las bibliotecas contienen secciones especiales de genealogía, no veo como alguien puede privar conscientemente a otro de algo tan básico y esencial como su herencia".

"Se busca un donante tan parecido como sea posible al padre legal para que la pareja pueda hacerlo pasar por suyo. El proceso se guarda en secreto para evitar acusaciones de inmoralidad y de adulterio. Ni siquiera se plantea que el hijo merezca el derecho a conocer a su padre biológico".

Los futuros padres donantes o receptores deberían ponerse en la piel de la persona que están colaborando a crear. Los padres pueden optar por criar a un hijo honestamente- respetando por completo su individualidad- sin necesidad de recurrir al engaño".

Actuando honesta y abiertamente en la inseminación con donante, podría procederse de modo similar al de adopción: al menos dando al joven con madurez suficiente la posibilidad de tener información acerca de sus padres biológicos".

Como conclusión podemos decir:

La reproducción asistida bien utilizada puede llenar de felicidad a millones de personas, con el respeto de las normas éticas y legales; o llegar a degeneraciones increíbles, cuando lo único que decide es el aspecto científico.